viernes, 7 de junio de 2019

5 características que debe tener una sede ideal para hacer un campamento

Por María Ignacia Sierra Ravelo




Los espacios en que se hacen los Campamentos se convierten para los campistas en lugares llenos de paz, armonía, bienestar y recuerdos bonitos. Fui campista durante 9 años en el Campamento Terecay y el Hato en donde se desarrolla es mi lugar preferido en el mundo. Si paso más de 6 meses sin ir lo empiezo a extrañar en demasía.

Más allá de las experiencias con personas que se viven en los Campamentos, este artículo presenta 5 características físicas o infraestructurales que debe tener una sede de Campamento para que se convierta en un lugar significativo para los campistas.

1. Debe estar rodeado de mucha naturaleza. Un Campamento sin naturaleza está incompleto, es una parte demasiado importante. Debe tener animales, árboles, insectos, flores, paisajes, que el niño pueda cuidar, valorar y respetar. Esto es o debe ser parte de la filosofía de cualquier Campamento. Al finalizar una temporada los niños salen sensibilizados y perdiendo o disminuyendo el miedo a la noche y a los animales.


2. Debe contar con aunque sea un aparato / artefacto / pared / árbol en donde se desarrollen actividades que saquen a los niños de su zona de confort y los hagan probar retos por opción. Entre los más comunes en los Campamentos venezolanos se encuentran las paredes de escalar, las tirolinas, los puentes colgantes o las torres de rappel.


3. Debe ser suficientemente amplio para que se puedan hacer juegos que impliquen correr al menos, por dar una imagen, cuatro canchas de fútbol, e ir de un lado al otro hasta el cansancio. Me parece ideal mínimo una hectárea para todo un Campamento.


4. Debe ser seguro. El campista debe sentirse a salvo, debe sentir tranquilidad y paz. Si hay animales salvajes deben haber cercas que los separen, si hay follajes que puedan ser peligrosos se deben podar, si hay posibilidad de visita de extraños que no tengan buenas intenciones debe haber seguridad, etc. La presencia de vigilantes para resolver el último caso es mejor si es con discreción, no teniendo a la vista los instrumentos con los que protegerían el Campamento en caso de ser necesario.


5. Debe tener cuartos, camas individuales, comedor, dispensadores de agua potable y baños suficientemente cómodos y amigables como para que el niño pueda saciar sus necesidades básicas. Aplica perfectamente lo que determinó Maslow en su pirámide, y ya lo veíamos en el artículo titulado Bienestar de los Campistas: hasta que el campista no sienta sus necesidades básicas satisfechas no se va a empezar a preocupar por necesidades más profundas que harán que el Campamento para él o ella sean verdaderamente significativos.


Si necesitas una sede, en Terecay existe el servicio de alquiler de instalaciones o asesoría para ayudarte a escoger el espacio perfecto.

Campamento Terecay 
 www.campamentoterecay.com 
 Teléfonos: +58 414 3155544 ó +58 414 3014992 / WhatsApp: +58 4123721741
Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay

jueves, 5 de abril de 2018

Bienestar de los Campistas

Por María Ignacia Sierra Ravelo


Este es un resumen en español del artículo Camper Wellness: A Different Perspective, de Linda Ebner Erceg (2007). En el Campamento Terecay nos formamos constantemente para estar cada vez más preparados, ser mejores cada día y así poder ofrecerte la mejor asesoría en campamentos.

Los campamentos son espacios idóneos para que los jóvenes descubran y alcancen su potencial, crezcan y “sean todo lo que puedan ser”. Esto pasará únicamente después de que las necesidades emocionales básicas (NEB) estén cubiertas, antes no.

Las NEB se obtienen a través de la interacción con otros. Las que aparecen en un campamento y se deben atender son:

1) Sentirse parte de algo: el campista se sentirá cómodo cuando en el cuarto donde dormirá aparece su nombre, el guía sabe algo de él y lo conecta con el campamento, su nombre es dicho y recordado, y tiene un espacio en el comedor, la fogata, la formación de patrullas y en todo el campamento en general.

2) Seguridad económica: el campista no se deberá enfocar en subsistir sino que tendrá comida, ropa y cama adecuadas. Así, usará su energía para otras misiones.

3) Amor y afecto: el campista sentirá que es especial para otros cuando sepa que lo consideran positivamente de una manera incondicional, y a medida en que en su patrulla se vayan creando lazos de amistad.

4) Estar libre de miedo: el campista no sentirá miedo cuando se sienta en un campamento seguro y cuando tenga la confianza de decirle a los guías lo que siente.

5) Entender y ser entendido: el campista hará preguntas que deben ser respondidas, esperará ser escuchado con interés, lo que diga será recibido por los otros tal y como deseó transmitirlo, y en general perciba que hay una comunicación activa.

6) Estar libre de culpa: el campista que llegue al campamento con alguna culpa que le haga sentir que no es suficientemente bueno para lograr lo que se propone, debe, a través del Staff, saber que es el lugar del “puedo hacer” y con el que aumentará su confianza.

7) Respeto propio: el campista lo empezará a sentir una vez que las seis necesidades anteriores estén cubiertas; de esta manera comenzará a respetarse y quererse a sí mismo.


Si se logran cubrir esas NEB en los primeros dos días del campamento, los participantes estarán preparados para todo lo demás que se ofrece, y sobre todo para aprovechar las oportunidades de crecimiento que se generan.

¿Cómo podemos medir si estamos satisfaciendo las NEB de nuestros campistas? Si repiten temporada tras temporada.


Campamento Terecay
 www.campamentoterecay.com 
 Teléfonos: 58 212 6621195, 58 414 3155544 / Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay

viernes, 2 de marzo de 2018

Un día cualquiera en el Campamento Terecay

Por Ma. Ignacia Sierra Ravelo


Los campamentos son espacios en donde niños y adolescentes aprenden divertidamente de algún contenido escolar específico, o sobre todo de cómo convivir con otros armoniosamente, cómo trabajar en equipo, cómo incluir a otros con naturalidad enfocándose en sus aspectos positivos, y cómo divertirse de una manera sencilla y sana. Lo que hacemos en un campamento está pensado, diseñado y hecho para que vaya mucho más allá de unos días únicamente de diversión.

¿Sabías que existe un Diplomado para Directores de Campamentos promovido por la ASOVENCAMP que se da en la UNIMET en Caracas? Tengo la suerte de estar cursando la segunda cohorte, y allí vi una materia llamada Desarrollo y Teorías de Aprendizaje del Niño y Adolescente, de la mano de la profesora y antigua guía de campamentos Ana María Applewhite. La clase consistió en un recorrido por los diferentes autores que han teorizado sobre el tema. En el Campamento Terecay nos formamos constantemente para estar cada vez más preparados, ser mejores cada día y así poder ofrecerte el mejor campamento, plan vacacionalasesoría.

En este artículo podrás ver cómo es un día cualquiera en el Campamento Terecay y su vinculación con los contenidos aprendidos. Notarás que hay muchas teorías de desarrollo y aprendizaje diferentes, y en algunos casos hasta contradictorias. Sin embargo, la conclusión más importante es que el ser humano es tan maravilloso que se debe exponer a todos los tipos de aprendizajes, y así lo hacemos en Terecay.



La levantada, la hora del baño y de dormir:

Todo comienza a las 7:00 am, cuando una canción adecuada para la ocasión se mezcla entre los sueños de los campistas y guías. Abren los ojos, saludan a sus amigos, se cepillan los dientes, se ponen protector solar, se visten, arreglan su cuarto para sacar el mayor puntaje en la competencia por orden, y cuando suena el pito salen rápidamente hacia la formación de patrullas. Al atardecer, cuando los mosquitos salen en bandadas a buscar comida, se van a bañar. Y el día termina alrededor de las 9:30 pm cuando se indica que deben ir a sus cuartos a dormir.

Pavlov y Skinner son dos representantes del conductismo. El primero sostuvo que el aprendizaje se da por estímulos repetidos que condicionan conductas. Todos los días utilizamos señales iguales que producen respuestas y rutinas en nuestros campistas, tales como la música para despertarlos, el pito para llamar a las formaciones y ciertas canciones e “y si nos” que provocan un comportamiento en ellos. El segundo, por su parte, partió de Pavlov pero propuso que dependiendo de los premios o castigos que se dan como consecuencia de la manera en que se reacciona antes un estímulo, las personas aprenden respondiendo positiva o negativamente. El sistema de puntos por patrullas y según el orden de los cuartos, es la forma en que premiamos, y a veces castigamos, a los acampantes durante la temporada, según las conductas que vayan a favor de las normas preestablecidas.

La calistenia, la piscina, la hora del burro y la merienda:

            La calistenia es la primera actividad grupal del día. Hacemos formación por patrullas, damos los buenos días y viene algún invitado especial - un guía disfrazado - a hacer alguna actividad para activar al campamento. Puede ser una clase de bailoterapia, hacer música, hacer preguntas, contar chistes, algún juego de competitivo, o cualquier idea que se haya planificado. La hora del burro es parecida, pero es justo después del almuerzo y en ella se realiza alguna actividad tranquila pero divertida, que permita reposar la comida y agarrar energías nuevamente.

            La piscina y la merienda constituyen momentos de esparcimiento, en donde los niños tienen la posibilidad de hablar, interactuar y jugar con quienes deseen, sin un acompañamiento explícito de algún guía, en un espacio, por supuesto, controlado.

            Sócrates planteó que todos los seres humanos tienen conocimientos inherentemente y que sólo hay que fomentarlos para aprender. Así mismo Vygotsky consideró que las personas nacen con potenciales, y la forma de desarrollarlos es teniendo contacto con ambientes estimulantes y sociales. La calistenia y la hora del burro son oportunidades que incitan a florecer talentos naturales que tienen los niños. Unos se saben todas las respuestas, otros son cómicos, otros dominan el balón mejor que nadie en el campamento, otros bailan increíblemente bien, y la lista es tan larga como actividades se realicen.

Andrés López, por otro lado, se dedica a la caracterización de las diferentes generaciones de personas, identificando a la AA como los nacidos después de septiembre 2001, quienes son nuestros campistas actuales.  Propone que son personas que no conciben el mundo sin tecnología, tienden a abstraerse con aparatos electrónicos y a estar alejados del contacto cara a cara. En cualquier temporada de Terecay los niños dejan de lado la tecnología y se concentran en conocer a los otros y a la naturaleza, es parte de nuestra misión. Sobre todo ocurre en los momentos en donde tienen la posibilidad de escoger interactuar o aislarse sin hablar o jugar con nadie. Sin embargo, normalmente todos se adaptan muy bien, y si no, los guías se encarga de incluirlo y enseñarle el valor de conocer y estar en el aquí y el ahora.



Erikson habló de ocho etapas por las que pasan las personas a lo largo de su vida. La cuarta corresponde a las edades que se atienden en una temporada del Campamento Terecay (de 7 a 15 años), en la cual los niños pasan de la época de fantasía a la de realidad, y es un momento clave para ayudarlos a ganar confianza en sí mismos y crear una personalidad propia y definida. En estos cuatro momentos de un día normal de campamento, y en realidad casi todo el tiempo, se hace descubrir al niño en qué es bueno, se le refuerza sus virtudes y se le proponen retos por opción que colaboran a elevar su autoestima.

Las actividades especiales, los juegos largos y los de educación experiencial:

            Las primeras son rotativas y se hacen por grupos de edades. Puede ser caballos, rappel, pared de escalada, tirolina, deportes, kayak, cocina, baile, música, queso, pesca, chinchorros, entre otras. Los juegos largos usualmente son por patrullas y su objetivo es reforzar el trabajo en equipo. Y los juegos de educación experiencial se hacen para los más grandes y les permiten jugar aprendiendo a través de la experiencia.

Piaget determinó 4 etapas según la edad del niño y describió sus comportamientos: la sensorio motora, de 0 a 2 años, en donde son sumamente egocéntricos y no aprenden porque carecen de memoria, lo cual indica que no existen conocimientos previos; la simbólica, que va desde los 2 a los 7 años y es la etapa de la fantasía; la de las reglas, que va de los 7 a los 12, y en donde pasan de la fantasía a la realidad y es necesario para ellos que haya normas y se cumplan; y la de operaciones formales que se da durante la adolescencia y en donde aumenta la lógica, el pensamiento racional y la comprensión de las ideas abstractas.

Vygostky, además de determinar que las personas aprenden en espacios estimulantes para el desarrollo, puso énfasis en el aprendizaje por el ejemplo. Consideró que de 0 a 3 años no se aprende nada, pero que luego, mediante la socialización con personas más grandes e incluso de la misma edad, se empieza a aprender. 87% de las oportunidades el niño aprende de un adulto, mientras que el 13% de otros niños.

El cerebro triuno es una teoría propuesta por MacLean, que distinguió tres partes diferentes del cerebro asociadas a distintas funciones: la reptil, en donde se concentran las costumbres y las rutinas; la límbica o de las emociones asociada directamente al aprendizaje; y la neocorteza, en donde el lado derecho incluye la creatividad, las artes, y va del todo al detalle, y el lado izquierdo la organización, las instrucciones, y va del detalle al todo.

Kurt Hahn definió la educación experiencial como aquella en la que se les hace vivir a los participantes una experiencia que luego es vinculada a conceptos y emociones, y por último se generaliza, se hace relacionar con la vida diaria y sacar aprendizajes. Este proceso es conocido como el ciclo de kolb  

En las actividades especiales está presente Vygotsky, ya que es el momento en el que los niños comparten con sus pares y guías, lo cual permite que aprendan por modelaje. Además, el cerebro triuno porque se viven experiencias en muchos casos inéditas, que los hacen sentir e identificar emociones y tener aprendizajes. Y Eirkson también, al reforzar la seguridad en sí mismos en las actividades en donde hay cierto riesgo y logran su cometido.



Los juegos largos los conectan muy concretamente a los otros y a la realidad no tecnológica, tal como López describe a la característica principal de la generación que atendemos en este momento. Se trata de juegos con reglas muy específicas que deben ser cumplidas, lo cual, según Piaget, es muy favorable para el desarrollo y aprendizaje de los niños de 7 a 12 años, quienes constituyen la mayoría de nuestros acampantes. Y nuevamente es un espacio para aprender de sus pares y de los mayores, como según Vygostky se aprende a esa edad.

Los desayunos, almuerzos y cenas:


            En el Campamento Terecay se come por patrullas. Éstas usualmente están conformadas por 10 acampantes mezclados en edad y género, y por un guía que los acompaña casi siempre. Se hace mucho énfasis en las normas, no sólo en el momento de la comida, sino en general, por lo cual seguimos lo dicho por Piaget. Y por supuesto Vygotsky también por la posibilidades de aprender de otros.


Si te ha gustado este artículo no dejes de compartirlo, y si quieres que tu hijo viva esta experiencia que le cambiará la vida, no dudes contactarnos a través de nuestra página web.

Campamento Terecay 
 www.campamentoterecay.com 
 Teléfonos: 58 212 6621195, 58 414 3155544 / Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay

jueves, 1 de febrero de 2018

6 Diferencias entre hamacas y chinchorros

Por Ma. Ignacia Sierra. 



Foto cortesía de Flickriver 


¿Alguna vez has tomado una siesta en un chinchorro o hamaca? Si lo has experimentado, seguro que concuerdas en que es de las cosas más ricas del mundo. Si en cambio no lo has hecho… ¿qué estás esperando? ¡Hazlo pronto!.

Pero… al decir chinchorro o hamaca, ¿nos referimos a lo mismo?, ¿son iguales?. Ambos cumplen la misma función: son para dormir, descansar o relajarse, pero definitivamente son diferentes. Si quieres saber por qué, no dejes de leer este artículo.

  1. Los materiales que se utilizan para hacerlos no se parecen: mientras que la hamaca se hace con lona o algodón, para el chinchorro se necesita naylon o hilo fino pero resistente.

Foto cortesía de Youtube 

  1. El peso de uno y otro no son iguales: dependiendo del tamaño en que fueron hechos, por supuesto, pero justamente por sus materiales, la hamaca suele ser mucho más pesada que el chinchorro.
Los chinchorros o hamacas pueden ser individuales, en donde cabe una sola persona; dobles, para parejas; o minis, para niños o bebés.

  1. Uno se usa en zonas frías y otro en zonas calientes: por el chinchorro el aire corre y es utilizado por quienes saben que van a pasar calor mientras descansan. Por su parte la hamaca es para el frío y está hecho de forma tal que el aire no logre pasar o lo haga lo menos posible.

  1. Se adornan de manera distinta: usualmente las hamacas tienen flecos o pompones que le cuelgan por los lados, mientras que los chinchorros no.

Foto cortesía de La siesta 

  1. Uno es flexible y el otro compacto: mientras que el chinchorro es flexible y parece una malla, la hamaca es compacta y parece una manta o sueter.

Si vas al llano o Margarita con Terecay, probablemente tengas contacto con chinchorros, porque hace calor; pero si en cambio se trata de Caracas, son mejores las hamacas, porque en las noches refresca bastante.


Foto cortesía de Maison Numen 

¿Sabías que las personas que van a la sede del Campamento Terecay del llano, ya sea en grupos colegiales o para hacer turismo, aprenden a hacer un chinchorro con los oriundos de la zona (llaneros)? Siempre puedes contactarnos para ir a tener esta experiencia, pero si quieres aventurarte a hacer uno tú solo, puedes consultar otro artículo que publicamos en nuestro blog: Cómo hacer un chinchorro o una hamaca.






Campamento Terecay 
 www.campamentoterecay.com 
 Teléfonos: 58 212 6621195, 58 414 3155544 / Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay

domingo, 28 de enero de 2018

¿Por qué hacemos deporte con los campistas en el Campamento Terecay?


Por Andrea Medina Ravelo



Mi nombre es Andrea Medina y toda mi vida he estado involucrada en campamentos. Desde los diez años fui campista, a los quince me convertí en sub guía, a los diecisiete en guía de patrulla, a los diecinueve en guía especial de cuerdas, a los veintitrés en coordinadora general y hoy en día soy Directora Junior del Campamento Terecay, el mejor campamento del mundo.

Toda mi vida campamentil ha estado llena de experiencias, personas y aprendizajes que me han convertido en, sin duda alguna, la mejor versión de mí. Y quizás en donde siento que aprendí más fue haciendo deportes. 


Desde pequeña se me han dado bastante bien las actividades físicas y debo admitir que eso alimentó mi vena competitiva. Desde muy pequeña amaba ganar y estar en el equipo ganador, ser la persona más rápida, la más ágil y la más fuerte entre mis compañeras.

Pero fue en el campamento donde aprendí a través de los deportes, que jugar es más que ganar. Mis guías me enseñaron el valor del trabajo en equipo, de cómo todos tenemos talentos y fortalezas diferentes que al combinarlas se complementan y podemos llegar más lejos. Me enseñaron que un buen jugador es valioso, pero que un buen equipo es mucho más poderoso y llega más lejos. Aprendí a ganar y a ser humilde en mis victorias, a perder y a reconocer el esfuerzo de mi oponente, a levantarme cada vez que caí, a respetar, y a entender el significado del juego limpio. Aprendí sobre todo que lo más importante de jugar es divertirse y aprender de los errores. 


Y estas son las cosas que intentamos transmitir a nuestros niños en el campamento. Los deportes y la diversión son instrumentos que nos permiten enseñarles valores que serán pilares fundamentales en su vida adulta. Les enseñamos a ser respetuosos, perseverantes, resilientes, humildes, generosos, agradecidos, entre muchas otras cosas. A través de los deportes formamos ciudadanos, enseñamos la importancia de cumplir las reglas y de respetar al árbitro, enseñamos el reconocimiento del otro y el amor a todo lo que nos rodea. Los deportes, adicionalmente, nos permiten trabajar la confianza de nuestros campistas, de identificar aquellas cosas que los hacen únicos y especiales y reforzar positivamente todo aquello en lo que naturalmente son buenos. 


No siempre a todos los niños se les dan bien los deportes, es por ello que buscamos incluirlos de manera activa en la actividad, tal vez no como jugadores titulares, pero sí algo que disfruten y les permita participar en el juego; por ejemplo como asistentes del entrenador, animadores, estrategas, narradores, etc. También fomentamos que todos los niños prueben diferentes disciplinas para identificar si hay alguna que les guste más o en la que se sientan cómodos.

En el Campamento Terecay nos enfocamos en que los niños tengan experiencias que les permitan crecer y desarrollarse como personas. Nuestro objetivo es que todos los días aprendan algo nuevo en contacto con la naturaleza. Que establezcan relaciones de amistad para toda la vida y que sean multiplicadores de la felicidad y el bienestar en su vida. 

¿No sería maravilloso poder regalarle a tu hijos las mejores vacaciones de su vida y asegurarte que crezca y se desarrolle en el proceso? Contáctanos.



Campamento Terecay 
 www.campamentoterecay.com 
 Teléfonos: 58 212 6621195, 58 414 3155544 / Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay





domingo, 14 de enero de 2018

¿Qué siente un niño al hacer rapel en el Campamento Terecay?

Por Andrea Medina Ravelo



Suena el pito y tenemos que ir a nuestras actividades especiales. Hoy me toca hacer rapel. Es la primera vez que lo haré y la verdad es que no estoy muy claro qué es o cómo se hace. Espero que alguien me explique.

Tenemos que dirigirnos con nuestro guía hasta la pared de escalar para comenzar la actividad. Es una estructura metálica, como un andamio gigante. Al llegar nuestro guía de cuerdas nos explica que la torre mide 12 metros y que debemos tener mucho cuidado con nosotros, nuestros compañeros y los equipos. Nos explican las normas de seguridad, los nombres de los equipos y el orden en que debemos hacer las cosas. Suena emocionante, pero me asusta un poco que sea tan alto. La idea es subir hasta el tope de la torre y luego bajar como si fuéramos una piñata.



El guía me coloca el arnés, el casco, el mosquetón y el ocho que vamos a usar para el rapel. Cuando me toca subir siento como se me acelera el corazón. Estoy emocionado pero me da un poco de miedo. Mi guía me anima y mis compañeros me dan ánimo. Subo hasta el primer piso de la torre donde me recibe un guía, chequea que tengo todo el equipo completo y me indica que suba hasta el tercer piso con mucho cuidado. Al mirar hacia abajo veo a todos mis amigos desde las alturas, se ven más pequeños y se sienten lejos. Al llegar me recibe otro guía con una sonrisa en la cara  y me indica que me va a colocar una línea de vida para asegurarme, que es como una cuerda amarrada a la estructura de la torre.

Miro hacia abajo y estamos muy alto, tengo miedo pero mi guía ha estado conmigo todo el tiempo explicándome lo que vamos a hacer y lo que voy a sentir. Para el rapel debo guindarme como una piñata en un sistema de cuerdas y bajar utilizando una que yo controlo.

Ya es la hora, me toca asumir el reto. Estoy un poco nervioso, mi respiración se acelera y siento que mi corazón comienza a ir muy rápido. Mi guía me tranquiliza, me explica los nudos que utilizó, la fuerza que soporta la cuerda y engancha mi arnés al sistema de piñata. Chequea que todo esté bien colocado y me explica cómo hacerlo yo también. Aún sigo amarrado a la torre y mi guía me sostiene por el arnés, el próximo paso es sentarme fuera de la torre y comenzar a bajar. Siento un poco de vértigo pero ver a mi guía y sentir que está conmigo me da seguridad.

Antes de empezar a bajar me indica que para frenar debo presionar la cuerda contra mi muslo, y que debo alejar la cara de las piezas metálicas porque se calientan. Hago como me dice y la verdad es que parece bastante fácil. Me pregunta si estoy listo, y aunque estoy muy nervioso creo que puedo hacerlo. Finalmente mi guía le indica al guía que me esta asegurando abajo que ya estoy listo. En ese momento me desengancho de la torre y siento cómo el peso de mi cuerpo hace que ceda el sistema, pero al presionar la cuerda contra mi muslo, freno.


Poco a poco dejo correr la cuerda entre mi mano y siento que tengo el control de mi descenso. Es divertido. El guía que me está asegurando abajo me da indicaciones y poco a poco me voy relajando. Esta sensación es deliciosa, es como volar, me gusta. Lentamente voy bajando, cambiando la velocidad dependiendo de la presión que haga en mi muslo. Woooooooo, lo estoy haciendo. Mis compañeros me aupan y aplauden, esto es muy emocionante. Al llegar abajo todos están aplaudiendo, mi guía me quita el arnés y el casco y mis compañeros me abrazan y me felicitan. ¡Lo logré!

Mi nombre es Juan Ignacio Sierra, tengo 10 años y hoy me lancé por primera vez de rapel. ¡Misión cumplida!.

Las actividades de riesgo controlado dentro del campamento, como el rapel, la tirolina o la pared de escalada, son una herramienta que:


  • Nos permite trabajar los miedos de nuestros campistas. Como parte de nuestra filosofía creemos en el reto por opción, donde cada niño decide hasta dónde quiere llegar en cualquier actividad. 

El trabajo de los guías es invitar a los niños a que asuman nuevos retos y superen sus miedos, de una manera en la que se sientan cómodos y seguros. El guía servirá de acompañante en todo momento, brindándole el apoyo emocional y físico que necesita. Les dará palabras que lo guiarán, los invitará a aceptar retos, les hará demostraciones, les explicará  lo que van a sentir y responderá a sus dudas las veces que sea necesario.

  • Nos permite fortalecer la confianza del niño y acompañarlo en el proceso que le toque vivir.

Al superar estas actividades, las personas ganan confianza en ellas mismas. Al verse invitado a salir de su zona de confort y explorar nuevas experiencias y retos, aprenden nuevas habilidades, ponen a prueba sus límites y crecen como personas. Estos aprendizajes posteriormente se trasladan a su vida en el hogar, el colegio y la vida en general. Los ayuda a estar preparados para enfrentar situaciones nuevas, a ser más cuidadosos ante situaciones de peligro y a empatizar con aquellos que experimenten situaciones similares.

  • Nos permite colaborar en la expansión de conciencia de los participantes y a activar todos sus sentidos.

Al atreverse a realizar actividades de riesgo controlado expanden su conciencia y activan todos sus sentidos. Es realmente un ejercicio que nos permite ver florecer a nuestros campistas.




En todas las actividades de riesgo controlado ponemos la seguridad, tanto física como emocional, como prioridad número uno. Todos los guías de cuerdas reciben entrenamiento que los capacita para operarlas y responder ante situaciones de peligro. Nuestra premisa es siempre trabajar en la prevención para evitar malos ratos. Y muy importante, procuramos que todo el proceso sea divertido y que les permita conectarse con ellos mismos y con todo aquello que los rodea.

En el Campamento Terecay crecemos contigo. ¿Aceptas el reto de que tu hijo disfrute de las mejores vacaciones de su vida?.


Campamento Terecay 
 www.campamentoterecay.com
 Teléfonos: 58 212 6621195, 58 414 3155544 / Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay

domingo, 7 de enero de 2018

¡Tenemos una nueva página web!

Por Ma. Ignacia Sierra Ravelo

Fue hecha por Magdalena Pommares, una ex campista y ex Staff del Campamento. Eso ocurre a cada rato: personas que han vivido lo que se vive en Terecay se acercan para ofrecer ayuda, para aportar desde lo que son buenos, y sin esperar nada a cambio. Una vez más, ¡gracias Magda!.

A continuación te damos un recorrido por ella en 7 pasos, ¡no te lo pierdas!

1. La página de inicio / Home / Portada:




De las muchísimas fotos que hemos recolectado a lo largo de estos 22 años que tenemos de experiencia, escogimos siete que representan mejor lo que en este momento ofrecemos en el Campamento Terecay.

Los cinco cuadros en verde contienen los servicios que tenemos: Campamento, Plan Vacacional, Colegios, Turismo, Celebraciones y Asesoría. Si te les paras encima mientras estás visitando nuestra página web, aparecerá una breve explicación que incluye qué, cómo y a quién va dirigido. Si le das click a alguno obtendrás más información.

Tenemos muchísimos testimonios de papás, guías y campistas que han ido a Terecay, a través de correos que nos llegan de la nada ofreciéndonos un mensaje bonito, y también de la celebración de nuestros 20 años, en los que intentamos contactar a todos los involucrados con el Campamento hasta ese momento para que nos contaran qué sifnificaba para ellos Terecay. Por supuesto, no podemos ponerlos todos, pero los iremos variando y sobre todo sepan que cada palabra que ha dicho alguien que fue a Terecay es demasiado importante, pues nos refuerza lo chévere que es nuestro trabajo y nos hace mejorar y crecer.

En caso de que quieras darnos tu testimonio/sugerencia/felicitación no dudes en escribirnos a hola@campamentoterecay.com


Por último, hay un contador de los días que faltan para que empiecen las vacaciones. Estamos abiertos todo el año, pero la época en que atendemos a más personas es de julio a septiembre.

2. ¿Quiénes somos?:


Aquí vas a encontrar nuestra misión, que es nuestra razón de ser, lo que hacemos todos los días sin cansarnos; nuestra visión, que es una foto específica de la misión en un momento determinado y que en archivos más extensos la tenemos por años y objetivos; nuestros valores POEDIA, que son las barandas de ese camino, cómo actuamos, cómo elegimos a nuestro Staff y qué valoramos en Terecay; nuestra historia, que va acompañada con la canción que Simón Díaz hizo sobre el Hato Terecay; y nuestro compromiso social, que es fundamental para nosotros.

3. Staff:


Las tres que aparecen arriba son nuestras Directoras y quienes han estado durante los 22 años que tiene el Campamento. Odette, Luci y la mamá de Andrea, fueron las creadoras de esta maravilla.

Luego se ven las fotos de nuestros coordinadores. ¿Sabías que 6 de las 8 fotos de ellos pertenecen a personas que fueron desde chiquitos campistas, que han crecido allí y ahora son los que entrenan a los guías y llevan las temporadas y proyectos? Hay mucha experiencia en estas fotos.

Y por último, si sigues bajando, encontrarás a los guías. Ellos son nuestro motor. Hay unos muy expertos que pronto serán coordinadores, otros entrenándose y agarrando experiencia, y otros que apenas comenzando. Para cada temporada armamos equipos que estén equilibrados en experiencia, género y habilidades.

El fuerte del Campamento, sin duda, es su Staff. Por eso nos esforzamos tanto para darles lo mejor de los conocimientos en campamentos, las mejores experiencias y mucho amor.

4. ¿Qué hacemos?:


Campamentos, Planes Vacacionales, Colegios, Turismo, Celebraciones y Asesoría, estos son nuestros servicios. Al darle click a uno, aparecen todos sus detalles.


5. Preguntas frecuentes:


Para cada uno de los servicios hay una serie de preguntas típicas que pudieras hacerte. Despliega la que desees leer y conócenos más. De todas formas siempre puedes llamarnos al 0414-3155544, escribirnos por Whatsaap al +584242397610 o escribirnos por hola@campamentoterecay.com. ¡Estamos para servirte!

6. Contáctanos:

Escríbenos para cualquier presupuesto que quieras o para preguntarnos lo que que desees.

Esta página es para ti que nos lees. Ojalá la disfrutes y nos avises si tienes cualquier sugerencia o comentario sobre ella.



Campamento Terecay 
www.campamentoterecay.com 
Teléfonos: 58 212 6621195, 58 414 3155544 / Correo: hola@campamentoterecay.com / Twitter, Instagram y Facebook: @campterecay