miércoles, 8 de julio de 2015

En el Campamento Terecay aprendemos y conocemos cómo eleborar el casabe


Se pela la yuca. Se lava. Se ralla. Se deja escurrir en un colador. Se prensa muy fuertemente para sacarle todo el jugo. Para prensarla puede utilizarse un sebucán (utensilio indígena para este fin hecho de fibras de cana), una prensa, un cincho o simplemente un paño que con la yuca rallada en su interior se tuerce fuertemente hasta sacarle todo el jugo o "yare", que es venenoso y del cual se obtiene el almidón de yuca. Sobre un budare caliente se vierte la cantidad de yuca necesaria para cubrirlo. Se extiende esta con una espátula de madera para formar una capa de unos 3 milímetros de espesor, rellenándola donde sea necesario, y se cocina hasta que la harina se aglutine o endurezca, doblando y apretando el borde con una espátula (alrededor de I centímetro) para hacerlo mas fuerte y manejable. Se cocina hasta que comience a dorar y se pueda voltear y este completamente dura y manejable. En el sistema de elaboración popular del cazabe, estas "tortas" se ponen luego junto al fuego o budare, apoyadas entre palos para que se acaben de secar. Finalmente se ponen las tortas al sol para que se sequen bien y no corran peligro de enmohecerse.

jueves, 2 de julio de 2015

5 hábitos de fin de semana de gente exitosa


Por @pymex 02/07/2015

Hay un montón de libros, artículos y notas en muchos blogs donde se habla acerca de los hábitos de fin de semana de las personas de éxito. Cosas como levantarse temprano, ingerir un desayuno saludable y desconectarse al final de los celulares y tablets.

Pero, ¿qué sucede entre la noche del viernes y el lunes por la mañana? ¿las personas exitosas siguen trabajando o completamente se “desenchufan”?

Rhett Power, Co-Fundador de Wild Creation, en un artículo en el sitio web Inc.com, explica que le preguntó a un par de sus amigos súper exitosos, Peter Gasca y Sylvester Chisom, lo que hacen los fines de semana quienes ofrecieron estos conejos para tener buenos hábitos de fin de semana.

1. Mantener una rutina de lunes a viernes: Si normalmente uno se despierta a las 5:30 am, para salir a correr y tomar el desayuno de lunes a viernes; hay que hacer lo mismo el sábado. Incluso si uno se toma un día libre de correr, hay que levantarse a la misma hora todos los días.
2. Planificar un horario: La peor manera de pasar un fin de semana desapercibido es para desperdiciarlo tratando de averiguar lo que se quiere hacer. Uno debe dedicar el viernes por la noche, por ejemplo, a decidir qué hacer sobre una o dos tareas que se desea llevar a cabo el sábado y el domingo. Esto asegura que uno tenga un poco de productividad en el fin de semana.
3. Ponerse al día con las cosas importantes: Contrariamente a la creencia popular, las personas que tienen éxito en los negocios no pasan todas sus horas de vigilia de trabajo. Se toman tiempo los fines de semana para reunirse con familiares y amigos, hacer ejercicio, e incluso para resolver algunas tareas hechas en casa. El trabajo es importante, pero también lo es la familia, la casa y la salud. Hacer esto es una prioridad en los fines para equilibrar la vida laboral  y familiar.
4. Tomar un descanso: Se debe meditar, realizar una caminata, lavar el coche, o ir al teatro. Las personas exitosas saben que sus mentes no pueden estar trabajando a toda velocidad los siete días a la semana por lo que necesitan los fines de semana para aclarar sus pensamientos para estar listo al inicio de la próxima semana.
5. Prepararse para el lunes: Las personas exitosas saben que necesitan comenzar el lunes con alta energía por lo que se toman el domingo para planificar lo que se hará durante la semana. Y también dedicar algo de tiempo para uno mismo. Se recomienda hacer una lista de eventos, reuniones, o las cosas importantes que hay que hacer para mantener el nivel alto de energía e impulso para lograr las metas.

Tomando estos pasos en el fin de semana es lo que permite que las personas exitosas tengan una semana productiva.


miércoles, 1 de julio de 2015

La Historia del globo aerostático


Los globos fueron, en su tiempo, los más significativos inventos de aparatos voladores del ser humano; su importancia radicó en el hecho de la imposibilidad, que tenían los hombres para elevarse desde la superficie de La Tierra y trasladarse viajando por el aire.

Recientes investigaciones han demostrado que el 8 de agosto de 1709, el sacerdote brasileño Bartolomeu de Gusmão hizo la primera demostración de ascensión aérea en globo de aire caliente no tripulado en la Casa de Indias de Lisboa, ante la corte del rey Juan V de Portugal.

Los hermanos Joseph y Jacques Montgolfier realizaron la primera demostración pública de su invento el 4 de junio de 1782 en Francia. Su sueño de llegar hasta el cielo se hizo realidad. La idea del globo aerostático comenzó a gestarse cuando los hermanos estaban sentados frente a una fogata. Notaron que el humo se elevaba y pensaron en la oportunidad de aprovechar dicha cualidad.

Después de varios experimentos, comprendieron que el aire caliente es más liviano que el frío, por lo que tiende a subir. Decidieron crear una máquina que permitiera volar con este principio.

Joseph y Jacques Montgolfier lanzaron su primer modelo en septiembre de 1782. El vuelo inicial demostró que su teoría estaba en lo cierto. El 4 de junio de 1783 realizaron una demostración pública con un globo aerostático de diez metros de diámetro en un mercado francés. Estaba construido con tela y papel.

Más de 130.000 personas quedaron anonadadas cuando en septiembre del mismo año en Versalles volvió a volar. Luis XVI, María Antonieta y la corte francesa presenciaron el momento. Un gallo, una oveja y un pato fueron sus tripulantes.
Justo en octubre de ese año viajaron por primera vez humanos. Jean-François Pilâtre de Rozier fue el valiente pionero.

El 22 de octubre de 1797 el intrépido André Jacques Garnerin saltó con un paracaídas desde un globo que volaba a gran altura sobre el cielo de París.

El 21 de marzo de 1999, el suizo Bertrand Piccard y el británico Brian Jones culminaron la vuelta al mundo en globo aerostático sin realizar escalas, tras recorrer 46.759 kilómetros a bordo del Breitling Orbiter III en 19 días, 21 horas y 55 minutos.

 ¿Cómo funciona un Globo Aerostático?

El aire caliente es más ligero que el frío y tiende a elevarse. La enorme bolsa de nailon de un globo contiene gran cantidad de aire caliente, suficiente para levantar la cesta. Para elevarse el piloto enciende un quemador de gas que calienta el aire, lo que impulsa al globo hacia arriba. Para descender, tira de una cuerda que abre una trampilla en la parte superior del globo, y así se escapa el aire caliente.