martes, 21 de enero de 2014

Animales en peligro de extinción: Caimán de la Costa


Caimán de la Costa
Crocodylus acutus Cuvier 1807
Reptilia, Crocodilia, Crocodylidae

Descripción: Es una de las especies de cocodrilo más grandes del Neotrópico. El macho mide de 5 a 7 m de longitud, mientras que la hembra alcanza su madurez sexual cuando mide entre 1,8 y 2,5 m. Su color es desde gris pálido, algo amarillento y con cierto tinte verdoso, hasta un gris oscuro o negruzco en los individuos más viejos. La hembra pone de 15 a 47 huevos, los cuales son incubados durante 70 a 90 días. Es una especie carnívora muy generalista, capaz de consumir gran variedad de presas como insectos, cangrejos, peces, tortugas, babas y aves acuáticas [1,2,3].

Distribución: Su distribución se extiende desde el sur de la península de Florida en los Estados Unidos, hasta México y a lo largo de las costas atlántica y pacífica de Centroamérica, islas del Caribe (Cuba, Jamaica, Haití y República Dominicana) y norte de Suramérica (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) [3,4,5,6]. Hasta principios del siglo XIX era abundante en las costas venezolanas desde la boca del río San Juan y el golfo de Paria en Sucre, hasta la cuenca del lago de Maracaibo [2,5,6,7,8]. Su distribución actual está reducida a una veintena de subpoblaciones pequeñas y aisladas en la costa de los estados Zulia, Falcón,Aragua y Miranda [8,9,10,11]. Se ha señalado su presencia en la isla de Margarita, pero se considera localmente extinto [5,7,12]. Habita entre el nivel del mar y los 400 m de altitud, en gran variedad de cuerpos de agua. Su presencia en mar abierto es ocasional [7,13].

Nombres comunes: Caimán de la Costa, Cocodrilo americano, Caimán aguja, American crocodile

Situación
En Venezuela sus poblaciones están severamente reducidas y su distribución actual es sólo un relicto de la pasada, estimada en menos de 20% de su extensión original [2,3,10,12,13,14]. Persiste en pequeñas poblaciones aisladas y dispersas. La presión sobre los ejemplares más grandes ha modificado la estructura de edades de sus poblaciones, por lo que rara vez se observan ejemplares mayores a 3 m de longitud [5,7]. Algunas poblaciones pueden considerarse relativamente saludables, como las que se encuentran en la represa Játira-Tacarigua (Falcón), en el río Yaracuy, en la represa de Pueblo Viejo (Zulia) y en el Parque Nacional Laguna de Tacarigua (Miranda) [10,15]. En 1997, se estimó poco más de 500 ejemplares adultos, cantidad similar a lo considerado diez años atrás, incluyendo algunas recuperaciones poblacionales, principalmente en áreas como los parques nacionales Morrocoy y Laguna de Tacarigua [5,11,15]. La presión humana sobre la especie parece haberse estabilizado y es posible que esté disminuyendo, pero no ha cesado [11]. A escala internacional la IUCN la clasifica Vulnerable de extinción [14,16,17].

En Colombia se le considera En Peligro Crítico, y virtualmente Extinto en el norte de Perú y Ecuador [1,5]. La población de Florida (EE. UU.) es de aproximadamente 20 hembras reproductivas [14].

Amenazas
En Venezuela su principal amenaza es la destrucción de hábitat por contaminación de los ríos, o por disminución del caudal a causa de la deforestación de las márgenes y cabeceras [2,10]. Los caimanes adultos son eliminados por considerarlos dañinos, los juveniles son capturados para la venta o la cría en cautiverio y los nidos son saqueados para obtener los huevos como alimento y con fines medicinales [5,15].En el pasado, pescadores locales saqueaban entre 12 y 17 nidos al año en el Parque Nacional Laguna de Tacarigua, lo que frenó su recuperación poblacional [2].Actualmente, dicha población pudiera superar los 100 individuos [15]. No obstante, es frecuente la muerte de más de 10 animales al año en redes y se sigue reportando la captura ilegal de animales en zonas aledañas.

Conservación
En el ámbito internacional está incluida en el Apéndice I del CITES [18]. En Venezuela se establece su veda indefinida mediante el Decreto N° 1.485 (11/09/96) y es declarada Especie en Peligro de Extinción por medio del Decreto N° 1.486 (11/09/96) [19,20]. Sus poblaciones han sido censadas y monitoreadas con intensidad [12,21]. Está presente en numerosas áreas protegidas como las reservas de fauna Ciénagas de Juan Manuel, Aguas Blancas y Aguas Negras y Tucurere; los refugios de fauna silvestre Ciénaga de Los Olivitos y Cuare, y los parques nacionales Morrocoy, Laguna de Tacarigua y Henri Pittier [6,11,15,22,23]. Se ha evaluado y adelantado la cría en cautiverio con fines de repoblación; de hecho, más de 500 juveniles criados en cautiverio han sido liberados y los resultados sugieren el gran potencial de esta actividad [2,21,22,24,25]. Urge un plan de conservación integral que considere la reintroducción de animales en áreas de donde fue extirpado [12]. Es clave el diseño de actividades complementarias, como el control de la contaminación de los cauces de ríos, el mantenimiento del volumen de agua dulce en albuferas y estuarios, el fortalecimiento de la guardería, el desarrollo de campañas de concientización y educación ambiental, brindar la protección legal
necesaria y el control de animales con mayor tamaño corporal [5,6,15,18,25].

Referencias:
[1] Rodríguez Melo 2002. [2] Seijas 1991. [3] Thorbjarnarson et al. 1992a. [4] Caula 1982. [5] Muñoz 1987a. [6] Muñoz 1987b. [7] Medem 1983. [8] Seijas 1986b. [9] Seijas 1988. [10] Seijas 1990b. [11] Arteaga 1997. [12] A. Arteaga obs. pers. [13] A.E. Seijas com. pers. [14] Groombridge 1982. [15] Arteaga & Gómez 2000. [16] IUCN 1994. [17] IUCN 2007. [18] CITES 2006. [19] Venezuela 1996a. [20] Venezuela 1996b. [21] Seijas et al. 1990. [22] Arteaga 1998. [23] Pirela 1991. [24] Arteaga 1991. [25] Rodríguez & Rojas-Suárez 2003.
Autor: Alfredo Arteaga

Tomado del Libro Rojo de la Fauna Venezolana.
Tercera Edición año 2008


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sus comentarios antes de ser publicados serán revisados por el Administrador del Blog